• Lic. Sandra Cardona

Justicia para todas las personas

Les comparto aquí en link de una entrevista que se hizo a Justin Brooks el fundadora del proyecto "Justicia para Inocentes", no tiene desperdicio, se les invita a que puedan leer esta interesante entrevista, también esta en Netflix y se titula "Proyecto Inocencia"


Justin Brooks es director y cofundador de California Innocence Project (Proyecto Inocencia de California), una organización sin fines de lucro de la California Western School of Law en San Diego, California, que brinda servicios legales pro bono a personas inocentes que se encuentran privadas de su libertad con el objetivo de liberarlas. En esta entrevista nos habla acerca de cómo surgió su vocación por los más desprotegidos del sistema legal y de los proyectos que impulsan para apoyar a más de 2,000 personas que esperan justicia cada año.


¿Cuándo se interesó por primera vez en trabajar en América Latina? Cuando tenía 12 años, mis padres se mudaron de los suburbios de Filadelfia a Puerto Rico. No hablaba español y de repente estaba en un ambiente muy extraño que me llegó a encantar. Empecé a ver los problemas dentro del sistema de justicia a una edad muy temprana. Un ejemplo de esto es cuando robaron la casa de mis padres y esperamos horas a la policía, que nunca llegó. Sabía que se necesitaban reformas para crear normas legales aplicables, pero a medida que crecía y me convertía en abogado, también me di cuenta de que necesitábamos un sistema que fuera justo y que las personas acusadas de delitos tuvieran la oportunidad de defenderse. ¿Cuál fue su primer trabajo en el ámbito legal?


Cuando era estudiante en la Facultad de Derecho comencé a dar una clase en una prisión orientando a los reclusos sobre sus derechos y ayudándolos a trabajar en sus apelaciones. También trabajé en una oficina de servicios legales para ayudar a las personas pobres con sus problemas de vivienda. Después de la escuela de leyes, me convertí en abogado penal en Washington y di clases en la Facultad de Derecho de Georgetown. Siempre me ha interesado por igual practicar tanto la abogacía como la enseñanza.

¿Qué lo motivó a fundar California Innocence Project?

Hace 25 años leí un artículo periodístico sobre una mujer puertorriqueña de 21 años llamada Marilyn Mulero que fue condenada a muerte en Chicago, Illinois, en un acuerdo de declaración de culpabilidad. Las negociaciones de declaración de culpabilidad son un intercambio del derecho a juicio por una sentencia reducida o menor, por lo que no podía entender cómo después de negociar la declaración de culpabilidad obtuvo una sentencia de muerte.


Me reuní con ella y encontré a una joven confundida que no entendía lo que estaba pasando. Ella me dijo que era inocente y que su abogado le dijo que debía declararse culpable. Luego recluté a algunos estudiantes para que trabajaran conmigo en el caso y pudimos reunir pruebas de su inocencia y revertir su sentencia de muerte. Ese caso me motivó para comenzar el Proyecto Inocencia de California, en California Western School of Law en San Diego, donde trabajo con estudiantes para liberar de prisión a personas inocentes. Al estar en la frontera con México me involucré nuevamente con América Latina y también comencé a cruzar la línea divisoria para capacitar a abogados y ayudar con la creación de proyectos similares que buscan justicia para las personas condenadas erróneamente.

¿Cuáles fueron las primeras capacitaciones que realizó en América Latina?

Estuve involucrado en las reformas del sistema de justicia chileno y tuve el honor de capacitar a los primeros 12 defensores públicos del país. Chile estaba pasando por lo que México está pasando ahora: una reforma total del sistema de justicia. Me di cuenta de que podíamos llevar este tipo de capacitación desde Estados Unidos, donde hemos tenido juicios orales a lo largo de nuestra historia, a países de América Latina donde éstos recién comienzan.


¿Cómo nace la idea de tener proyectos en Latinoamérica y, específicamente, en México?

Vivir en San Diego en la frontera de Estados Unidos, me produjo aprecio y amor por México y por toda América Latina. Somos vecinos y amigos y debemos trabajar juntos para resolver nuestros problemas comunes.


Los programas de capacitación surgieron de la necesidad creada por todos los cambios que suceden en el sistema de justicia. Red Inocente y el desarrollo de organizaciones de inocencia en América Latina surgieron del simple hecho de que hay personas inocentes en prisión en todos los países del mundo porque en realidad no existe un sistema de justicia penal perfecto. América Latina no es la excepción.


Como somos vecinos, hemos estado trabajando en México durante los últimos seis años en el Concurso Nacional de Juicio Oral y Audiencias Preliminares. En este programa invitamos a estudiantes de Derecho de universidades mexicanas, tanto públicas como privadas, a participar en una competencia de juicio oral. Este programa es financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y hemos podido capacitar a más de 2,000 estudiantes en habilidades y destrezas de litigación oral. Promovemos que aprendan las mejores prácticas y que actúen de manera ética para que puedan convertirse en agentes del cambio. Muchos de los participantes que han pasado por nuestro programa ahora están trabajando en el sistema como fiscales, defensores públicos y privados. Estudiantes y profesores de más de 200 escuelas de Derecho han sido parte de nuestro programa.

¿Cómo surge la idea de crear el Instituto Latinoamericano de Derecho y Justicia?

Después de dos décadas de capacitación en América Latina, decidí crear el instituto para reunir todo el trabajo bajo una misión: cambiar los sistemas de justicia de América Latina a través de la educación. El programa de maestría da la oportunidad a los abogados de pasar un año completo aprendiendo habilidades de litigación sin tener que renunciar a sus trabajos. La mayor parte del programa está en línea con profesores sobresalientes y experimentados de San Diego que enseñan a abogados de toda América Latina las habilidades que necesitan para trabajar en los nuevos sistemas. Es el único programa de este tipo en el que un abogado puede recibir un título de maestría estadounidense en el idioma español a un costo razonable. Nuestro programa Acceso ofrece entrenamientos más cortos con la misma misión.


El Concurso Nacional de Juicios Orales capacita a los estudiantes mientras todavía están en la escuela. Y nuestro programa Red Inocente promueve nuestra misión al ayudar a crear centros de justicia permanentes en toda América Latina que puedan liberar a personas inocentes de prisión y, al mismo tiempo, capacita a estudiantes de Derecho y a abogados y los motiva a identificar cuáles son las reformas necesarias que necesitan sus sistemas.

El instituto es una extensión lógica del trabajo que he estado desempeñando en América Latina utilizando la educación para mejorar el sistema de justicia. Ya sea para capacitar a un abogado en Argentina sobre cómo llevar a cabo un juicio efectivo o para ayudar a una universidad en Bolivia a iniciar un proyecto de inocencia, el instituto se dedica a combinar la educación y la búsqueda de la justicia.


¿Cómo llegó la historia de Brian Banks a la pantalla grande?

Brian Banks, al igual que Marilyn Mulero, era una persona inocente que el sistema obligó a declararse culpable de un delito que no cometió. Tenía solo 16 años de edad cuando fue acusado de una violación que no cometió y su abogado le dijo que tenía que declararse culpable o que el juez lo condenaría en el juicio e iría a prisión por 44 años. Al declararse culpable fue a prisión por seis años y luego pude probar su inocencia cuando la presunta víctima admitió que había mentido sobre la violación.


El caso de Brian se convirtió en una noticia internacional cuando, después de la prisión, pasó a jugar futbol profesional en la NFL. Tanto Brian como yo pensamos que era importante contar su historia para que la gente entendiera que a veces personas inocentes se declaran culpables. Nos reunimos con escritores, productores, directores y actores, y después de ocho años de arduo trabajo pudimos mostrar su historia en la pantalla grande en los cines de todo Estados Unidos (ahora en Netflix, en México). No fue fácil hacer una película; pero no fue tan difícil como sacar a una persona inocente de prisión.

¿Cuál ha sido el mayor logro de su carrera?

Creo que el mayor éxito de mi carrera ha sido formar equipos para desarrollar mi visión. Pude reunir un equipo increíble en el Proyecto Inocencia de California que ha llevado a 32 personas inocentes a ser liberadas de la prisión y he podido formar un equipo increíble con el instituto que ahora está capacitando a estudiantes de Derecho y a abogados en toda América Latina en temas de litigación oral, así como iniciando y apoyando organizaciones que, con suerte, liberarán a personas inocentes de prisión mucho después de que yo me haya ido.

¿Qué lo motiva a seguir adelante?

Siempre les digo a mis estudiantes y a los abogados del proyecto que no piensen en los grandes problemas del sistema de justicia penal porque es muy abrumador. Hay demasiados problemas, demasiadas personas inocentes en prisión y demasiado trabajo por hacer. Les pido que se concentren en la persona que está frente a ellos y en lo que pueden hacer para ayudarla hoy. Mi increíble equipo y las personas frente a mí que necesitan mi ayuda todos los días son lo que me motiva a seguir adelante.


¿Cuáles son sus planes para el futuro de su organización?

Quiero que sigamos capacitando a tantos abogados, operadores del sistema y estudiantes de Derecho como podamos para mejorar los sistemas de justicia penal en América Latina. Me gustaría ver el crecimiento de cientos de organizaciones en toda América Latina concentradas en liberar a personas inocentes de prisión, capacitar a estudiantes de Derecho y trabajar en reformas para mejorar los diferentes sistemas.

¿Quién ha sido su mayor inspiración en su vida?

Cerca de los 55 años, es muy difícil decir exactamente quién es la mayor inspiración en mi vida. Paula Scott, mi primer jefe como abogado, que trabajaba en una oficina legal dedicada a ayudar a las personas pobres, me enseñó que sería más gratificante usar mi título de abogado para ayudar a las personas en lugar de ganar mucho dinero. Rick Roe, profesor de la Facultad de Derecho de Georgetown, me enseñó el valor de ser un gran maestro. La música de Bruce Springsteen, con sus historias de esperanza, pasión y amor, me han inspirado durante casi 50 años.

¿Cuál es el caso que más impacto ha tenido en su vida?

El caso Marilyn Mulero cambió mi vida. Me hizo renunciar a mi trabajo como profesor de Derecho en Michigan, mudarme a California y comenzar el Proyecto de Inocencia de California. Me sorprendió que personas inocentes fueran condenadas a cadena perpetua e incluso a sentencias de muerte. Entonces supe que la mejor manera de capacitar a los estudiantes de Derecho para ser excelentes abogados era trabajar con ellos en casos reales. Lamentablemente, 25 años después de comenzar el caso Marilyn Mulero, aún continúo trabajándolo. He logrado liberar a 32 personas inocentes de prisión, pero no a Marilyn. Su sentencia de muerte fue revocada, pero no he podido convencer a un tribunal para que le permita retirar su declaración de culpabilidad y pueda tener un juicio justo. No dejaré mi trabajo hasta que la vea salir de prisión o alguno de los dos por fin descanse en paz.


¿Cuál es su filosofía de vida?

Todos tenemos un tiempo limitado en la tierra. Deberíamos tratar de usar ese tiempo para dejar el mejor impacto posible en nuestra sociedad, el medio ambiente y las personas que nos rodean.


Instituto Latinoamericano de Derecho y Justicia (ILDJ)



Se dedica a cambiar los sistemas de justicia en América Latina a través de la educación. En los últimos años el trabajo en México ha cobrado suma importancia, ya que se están implementando cambios en el sistema de justicia y esto requiere nuevas habilidades para trabajar en el mismo. Para lograr estos objetivos el instituto cuenta con cuatro programas:


Maestría en litigación oral

Este es un programa de maestría ofrecido completamente en español por el ILDJ y la California Western School of Law en San Diego, California. En este programa, los abogados reciben la oportunidad de obtener un título de maestría en Derecho de una escuela de Derecho de Estados Unidos. El programa tiene una duración de un año y les permite la flexibilidad de trabajar al mismo tiempo. Consiste en dos semanas presenciales en la ciudad de San Diego (la semana de inicio y la semana de graduación); el resto del programa se realiza en línea con abogados experimentados de Estados Unidos que imparten clases sobre juicio oral, habilidades de litigación y leyes estadounidense. Se puede encontrar más información en https://maestria.cwsl.edu/.

Concurso Nacional de Juicio Orales. En este programa, estudiantes de Derecho de todo México tienen la oportunidad de aprender y poner a prueba sus destrezas de litigación en competencias regionales. Los mejores equipos avanzan a las finales nacionales y el campeón nacional gana un viaje a Washington. Se puede encontrar más información en https://ildj.cwsl.edu/concurso/.

Acceso Capacitación. En este programa, los abogados toman cursos cortos sobre habilidades y destrezas de litigación oral. Se llevan a cabo en California Western School of Law y en toda América Latina. Más información en https://accesocapacitacion.com/.

Red Inocente. Esta es una red de organizaciones de inocencia que opera en toda América Latina y que es coordinada por el instituto. Estas organizaciones se basan en el trabajo del Proyecto de Inocencia de California y están diseñadas para liberar de la prisión a personas inocentes, capacitar a estudiantes de Derecho para que sean excelentes abogados y trabajar en reformas legales para disminuir el número de condenas erradas. Para más información visite https://redinocente.org/.


Fuente: El Mundo del Abogado

12 vistas
Ponte en contacto con nosotras
Escríbenos
Dirección

Colonia Linda Vista

Guadalupe,

Nuevo León MX

© 2020 Tesis Monterrey